Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Certificados de sacramentos / Certificado: mi partida no aparece
¿Qué hacer cuando no aparece su partida de sacramentos?

Certificado: mi partida no aparece

– Estoy bautizado (confirmado… casado por la Iglesia… etc.) y he acudido a la parroquia donde recibí ese sacramento para pedir un certificado del sacramento que recibí en su día, pero no aparece inscrita mi partida. ¿Qué puedo hacer?

Si usted realmente ha recibido un sacramento y no aparece inscrito puede solicitar del párroco del lugar donde lo recibió que inicie el “Expediente de asientos de partidas”, donde se solicita al Vicario General de la Diócesis que autorice al párroco a que incluya dicha partida en los libros parroquiales. Tenga en cuenta que cada párroco sólo puede inscribir los sacramentos que él ha administrado. El sacerdote no puede hacer ningún cambio en partidas que estén anteriormente inscritas; para poder efectuar cualquier inclusión tiene que estar autorizado por escrito por el Vicario General.

Los pasos a seguir para el asiento de partida son:

1.- Vaya al párroco de la iglesia donde recibió el sacramento.
2.- Que el párroco compruebe que efectivamente no aparece inscrita la partida solicitada.
3.- El párroco le indicará qué documentos y testigos tiene que llevar para iniciar el expediente de asientos de partidas.
4.- Una vez que el párroco complete el expediente hay que entregarlo en el obispado.
5.- Terminado el proceso desde el obispado se enviará al párroco un escrito autorizándole a inscribir los datos que se detallan en el mismo documento.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Los católicos y el trabajo

¿Qué opinamos los católicos sobre el trabajo? - Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad...

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies