Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Certificados de sacramentos / Certificados, ¿quiénes pueden pedirlos?
¿Quién puede pedir un certificado o partida en la Iglesia?

Certificados, ¿quiénes pueden pedirlos?

– ¿Quién puede pedir un documento eclesiástico (partida de bautismo, matrimonio, confirmación, etc.)?

Los documentos sólo los puede solicitar el propio interesado, sus responsables legales o sus herederos legales.
No se permiten intermediarios.

Para solicitar un documento eclesiástico tiene que identificarse como el titular del mismo. La identificación se realizará mediante DNI o pasaporte.

– En el caso de niños y menores de edad:
Además del DNI tiene que mostrar el Libro de Familia donde conste que el peticionario es el padre o la madre del niño.

– En el caso de una persona que no pueda acudir físicamente a retirar su partida:
El titular del documento tendrá que redactar de puño y letra una autorización para que otra persona pueda retirar el documento en su nombre. A la hora de solicitar el documento hay que presentar ante el párroco la autorización del interesado así como fotocopia de su DNI y el de la persona que ha sido autorizada.

– En el caso de un titular ya fallecido:
Los documentos de fallecidos sólo se pueden entregar a sus herederos legales. Para ello la persona que lo solicita deberá de presentar el documento correspondiente de donde se derive el parentesco legal con el fallecido. Además el peticionario deberá mostrar su DNI.

– Para personas o descendientes de personas que no saben dónde recibieron los sacramentos y/o que viven en el extranjero:
Vea en la sección SOLIDARIDAD / Emigrantes canarios.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La esencia del cristianismo – Romano Guardini

LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO por Romano Guardini - En la historia de la vida cristiana hay épocas en las que el creyente es cristiano con naturalidad y evidencia. Ser cristiano es para él lo mismo que ser creyente e incluso que ser religioso. El cristianismo constituye a sus ojos el único mundo religioso posible, de tal suerte que todos los problemas surgen dentro de su ámbito. Considerada en términos generales, ésta fue la situación para la mayoría de los hombres de Occidente durante la Edad Media, y aun siglos más tarde, y ésta es también la situación para el individuo cuando crece en el seno de una atmósfera cristiana unitaria y en ella inmerge totalmente su personalidad. Más tarde, empero, se impone la conciencia de que existen también otras posibilidades religiosas, y el creyente, que hasta entonces no se veía inquietado por ninguna duda, comienza a analizar, compara, juzga y se siente en la necesidad de tomar una decisión. En el curso de este proceso mental se hace urgente el problema de saber qué es aquello peculiar y propio que caracteriza al cristianismo y lo diferencia, a la vez, de otras posibilidades religiosas.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies