Carta de nuestro obispo – Pascua en cuarentena – 14 de abril de 2020

 

Queridos Hermanos y Amigos todos:

Hemos completado la Cuaresma litúrgica y vamos camino de completar la cuarentena de encierro, aislamiento y distancia que nos ha traído esta pandemia. La Cuaresma la completamos con la Pascua, y nos abrimos a la cincuentena del camino hacia Pentecostés. Pero esta cuarentena sanitaria no sabemos de cuantas semanas se verá seguida y no sabemos del todo hacia dónde nos llevará. Sí que podemos concluir que no serán tiempos fáciles, porque la salida a la calle, que no será como el que dice de un día para otro, no significará que han desaparecido los peligros y los problemas. Y sabemos que junto al tema sanitario, que superaremos progresivamente, entraremos en un muy serio problema social.

¿Entraremos? Estamos ya dentro, y en todos los ámbitos. Las recomendaciones y medidas que van surgiendo de los encuentros de políticos, sindicalistas, empresarios, instituciones y organizaciones de todo nivel, nos invaden día a día, pero la realidad dolorosa de los necesitados está ahí, junto a nosotros, frente a nosotros, presente e interpelante. Nada es ya como fue hace un mes, y nada será mañana igual que hoy y que ayer. Estamos aplaudiendo a diario al personal sanitario de nuestros hospitales y residencias, y con muchísima razón. En la entrega a los enfermos se están jugando literalmente la vida, y no se dejan vencer por el cansancio, a pesar de tantos inconvenientes y tantas desatenciones como han tenido que sufrir. Pero no son los únicos que nos están dando un testimonio maravilloso de profesionalidad y de valoración de la persona humana. Hay muchos, entre ellos muchos voluntarios, que están detectando las grietas sociales de este doloroso proceso y buscan alivio. Familias con escasísimos recursos, que ‘trampeaban’ con ingresos mínimos, emigrantes no empadronados, que se quedan en el limbo del desamparo social, sin ayudas ni derechos, parados sin subvenciones, despedidos, personas habitantes ‘de la calle’, que algo recogían de los que pasaban y que nada consiguen por donde nadie pasa… Y mil situaciones de abandono, cada una distinta de la otra, pero todas unidas por el hambre, de pan y de humanidad.

 

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar [24.93 KB]

 

Descargar:

– Carta de Pascua de nuestro obispo – 14 de abril de 2020

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Primera homilía de la Misa Crismal de Mons. Cases como obispo de Canarias – Martes Santo, 11 de abril de 2006

Primera homilía de la Misa Crismal de Mons. Cases como obispo de Canarias - Martes Santo, 11 de abril de 2006.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Estamos en ADVIENTO: Tiempo de preparación espiritual para celebrar el nacimiento de Cristo.Para entender qué es el Adviento - clic aquí