pastoral salud

Pastoral de la salud. ¿Qué es y para qué es la pastoral de la salud?

 

¿QUÉ ES Y PARA QUÉ ES LA PASTORAL DE LA SALUD?

Evangelizar el mundo de la salud y la enfermedad no es sino hacer lo mismo que Cristo hizo y mandó hacer en este campo. La atención a los enfermos y sufrientes aparece ya en la Sagrada Escritura como signo mesiánico. Jesús pasa haciendo el bien y curando a todos como un signo del Reino. Es la prueba que Jesús da a los discípulos de Juan cuando le preguntan si es El el Mesías. Sus jornadas discurren entre la oración alabanza al Padre, el anuncio de la buena nueva del amor del Padre y la atención a los que sufren. El siempre saca tiempo para ocuparse de los enfermos y ordena a los suyos que procedan de igual manera, dándolos el encargo de representarlo y perpetuar su solicitud por ellos. A los Doce les envía a proclamar la Buena Nueva y a curar a los enfermos.

En Él todo es saludable y sanador: sus palabras, sus gestos, su actuación, su vida y su persona. Todo en El y todo El irradia salud. Irradia salud no sólo curando a los enfermos, sino también liberando a las personas de todo aquello que las oprime y las esclaviza, poniendo paz y armonía en sus vidas, fomentando una convivencia más humana y más fraterna. El cura amando y ayudando a vivir sanamente todas las realidades de la existencia, incluso las más dolorosas y adversas.

Él es la Salud y la Vida. Ha venido para que tengamos vida y vida abundante, para afirmar nuestra vida, restituirla a su verdadera dignidad y desplegarla a su total plenitud en Dios. Gracias a Él, nuestra salud humana, limitada y vulnerable, amenazada y destinada a la muerte, fue radicalmente sanada. Gracias a El, sabemos que la última palabra de Dios para nosotros no es el dolor, ni la enfermedad, ni la muerte, sino la vida plena en Dios. Gracias a Él, nuestra vida tiene sentido, nuestro futuro está asegurado y nuestro triunfo garantizado. Gracias a Él, podemos vivir la vida, el dolor, la enfermedad y hasta la muerte con otra alegría, con otra esperanza, con otra dignidad.

– Por fidelidad a la Iglesia
La Iglesia nunca ha podido olvidar los tres grandes mandatos recibidos de su Señor: Id y predicad, Id y bautizad, Id y curad. Y por eso, donde quiera que se ha hecho presente ha predicado, ha bautizado y ha curado. Ha levantado escuelas, templos y hospitales. Ha cuidado la catequesis, ha celebrado la eucaristía y los sacramentos, ha mimado a los enfermos.

La Iglesia ha creído y enseñado siempre, ahora de manera especialmente repetitiva, por boca de Juan Pablo II, que sin atención a los enfermos no es posible una verdadera evangelización; que el anuncio de la Buena Nueva ha de ir siempre preparado y acompañado por una atención preferente a los que sufren; que la pastoral, en el amplio y complejo mundo de la salud, está llamada a desempeñar funciones primarias y constantes en la vida de la Iglesia; que es una urgencia particularmente evidente y una prerrogativa ineludible, habiendo una necesaria relación e interdependencia entre evangelización y pastoral de la salud.

 

Descargar:

– Qué es y para qué es la pastoral de la salud

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Cuarentena

Cuarentena por el coronavirus: Tiempo de descubrimientos… Lo que podemos aprender de esta situación…

La situación por la que atravesamos estos días es una buena oportunidad para examinarnos a distintos niveles y aprender a analizar y vivir los retos que nos ofrecen esta clausura doméstica involuntaria. Veamos algunas invitaciones a la reflexión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Estamos en SEMANA SANTA y ESTAMOS CONTIGOPinche aquí para ver qué es y para qué es la Semana Santa
+