Inicio / Diócesis / Obispo Mons. D. Antonio Pildain y Zapiain

Obispo Mons. D. Antonio Pildain y Zapiain

 

 

Fotos sobre el fallecimiento de Mons. Pildain:

– Noticias de la prensa sobre el fallecimiento de Mons. Pildain

 

 

PILDAIN, UN OBISPO PARA UNA ÉPOCA

Libro de Agustín Chil Estévez

El obispo de Canarias, don Antonio Pildain y Zapiain, durante sus treinta años de pontificado es, sin duda alguna, figura relevante y hasta cierto modo única, en la reciente historia de la diócesis y de España. El corto período que nos separa de su muerte, apenas catorce años, acusa obviamente la falta de perspectiva desapasionada y objetiva para estudiar y penetrar en profundidad en su vigorosa personalidad. El tiempo que, a veces, todo lo sosiega y equilibra, podrá ofrecer en su inexorable paso la grandeza episcopal de un hombre coherente con su destino a pesar de las luces y sombras inherentes a la condición humana. Esa suele ser, casi siempre, la tremenda servidumbre de los hombres singulares, en la que Pildain no fue excepción.
De ahí resulta que no sea tarea cómoda ni fácil, dada su proximidad, penetrar en la compleja personalidad de Pildain, rica y varia, humana y culta, ascética y sobrenatural, vigilante y trascendente, constante y rectilínea, desprendida y pobre, caritativa y exigente, correcta y comprensiva, fiel a la verdad y diamantina con el error. Todo ello, es preciso subrayarlo, asumido en todas sus consecuencias. De ahí que los contrastes de su pensar y actuar no fueran siempre comprendidos por los que no apreciaron en toda su grandeza la profunda coherencia existencial de su vida y de su conducta.
(del prólogo del libro)

Lea el libro:
– Libro PILDAIN, UN OBISPO PARA UNA ÉPOCA

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Cristo ha resucitado

¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya!

¡CRISTO HA RESUCITADO! ¡ALELUYA! - “Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo” (Salmo 117) - El Tiempo Pascual es un tiempo litúrgico de cincuenta días para celebrar la triunfante resurrección del Señor. Comienza el domingo de Resurrección y termina el domingo de Pentecostés. Estos días «se han de celebrar con alegría y júbilo, como si se tratara de un solo y único día festivo, más aún, como un gran domingo» (Normas del Año Litúrgico, 22).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies