Obispo Mons. D. Antonio Pildain y Zapiain

 

 

 

Fotos sobre el fallecimiento de Mons. Pildain:

– Noticias de la prensa sobre el fallecimiento de Mons. Pildain

 

 

PILDAIN, UN OBISPO PARA UNA ÉPOCA

Libro de Agustín Chil Estévez

El obispo de Canarias, don Antonio Pildain y Zapiain, durante sus treinta años de pontificado es, sin duda alguna, figura relevante y hasta cierto modo única, en la reciente historia de la diócesis y de España. El corto período que nos separa de su muerte, apenas catorce años, acusa obviamente la falta de perspectiva desapasionada y objetiva para estudiar y penetrar en profundidad en su vigorosa personalidad. El tiempo que, a veces, todo lo sosiega y equilibra, podrá ofrecer en su inexorable paso la grandeza episcopal de un hombre coherente con su destino a pesar de las luces y sombras inherentes a la condición humana. Esa suele ser, casi siempre, la tremenda servidumbre de los hombres singulares, en la que Pildain no fue excepción.
De ahí resulta que no sea tarea cómoda ni fácil, dada su proximidad, penetrar en la compleja personalidad de Pildain, rica y varia, humana y culta, ascética y sobrenatural, vigilante y trascendente, constante y rectilínea, desprendida y pobre, caritativa y exigente, correcta y comprensiva, fiel a la verdad y diamantina con el error. Todo ello, es preciso subrayarlo, asumido en todas sus consecuencias. De ahí que los contrastes de su pensar y actuar no fueran siempre comprendidos por los que no apreciaron en toda su grandeza la profunda coherencia existencial de su vida y de su conducta.
(del prólogo del libro)

Lea el libro:
– Libro PILDAIN, UN OBISPO PARA UNA ÉPOCA

Vea también:

– Mesa redonda: Presencia del Obispo Pildain. En el 84 aniversario de su primera carta pastoral a la Diócesis de Canarias – 23 de junio 2021

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Cruces de mayo 2021

Exposición “Patio de las Cruces de Mayo” – del 3 al 16 de mayo de 2021

Trata de ayudar a que tomemos conciencia de los crucificados de nuestra sociedad: cruces que cargan los jóvenes, las familias, los enfermos, los pobres, los que viven solos… y que necesitan y piden a gritos un buen samaritano que sane sus heridas, un Cireneo que les ayude a cargar la cruz o un creyente comprometido que se implique en transformar la sociedad para eliminar las cruces sociales que hacen sufrir.