Programa para vivir la Cuaresma

 

PROGRAMA PARA VIVIR LA CUARESMA

Te ofrecemos unas cuantas propuestas para intentar vivir la cuaresma; o mejor, todos los días de tu vida. La cuaresma es un tiempo de revisión, de cambio y de propuestas nuevas, de aquí que no sea solamente mantener ideas nuevas o cambiar gestos de nuestra vida. La cuaresma es para intentar cambiar el corazón.

* No al poder, sino la humildad.

* No la diversión, sino la conversión.

* No la burla, sino el humor.

* No el racionalismo, sino el Misterio.

* No la instrospección, sino la contemplación.

* No la riqueza, sino la pobreza.

* No el purismo, sino la inocencia.

* No “el mal menor”, sino la justicia.

* No “el bien común”, sino el “bien de todos”.

* No la interpretación, sino la Palabra.

* No “la prudencia”, sino la caridad.

* No el abuso de bienes, sino el uso de bienes.

* No la agitación, sino el silencio.

* No la picardía, sino la simplicidad.

* No el fanatismo, sino la fe.

* No la opresión, sino la libertad.

* No el Hombre, sino el hombre.

* No dios, sino Dios.

* No la letra, sino el espíritu.

* No el primer lugar, sino el último.

* No el egocentrismo, sino el humanismo.

* No la instalación, sino la persecución.

* No la institución sino el Espíritu.

* No una Iglesia instalada en el mundo, sino perseguida.

* No el absurdo, sino el Misterio.

* No la separación, sino la comunicación.

* No mi voluntad, sino la voluntad del Padre.

* No el refinamiento, sino el pan.

* No la contemplación de uno mismo, sino el olvido.

* No la autosuficiencia, sino la colaboración.

* No el acomodo en la verdad, sino buscar la Verdad.

* No la fuerza del rico, sino la debilidad del pobre.

* No la evasión, sino la participación.

* No al individualismo, sino la comunión.

* No el Mal, sino el Bien.

* No al Príncipe de este mundo, sino el Creador.

* No a la casuística, sino la Parábola.

* No el desprecio, sino la compasión.

* No la magia, sino el Sacerdocio.

* No “mi Iglesia”, sino la Iglesia.

* No la huida, sino la presencia.

* No a la publicidad, sino el testimonio.

* No el molde, sino la levadura.

(A. C. Comín)

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Verano tiempo de Dios

El verano del cristiano

No existe un verano cristiano pero sí existen posibilidades de vivir el verano en cristiano. Dice la Palabra de Dios: «Hombre prudente recoge en verano» (Libro de los Proverbios 10, 5). El artículo es una reflexión sobre cómo activar un verano donde Dios también se vaya de vacaciones contigo...