Inicio / Preguntas - Respuestas / Iglesia Católica / Apostasía y Tribunal Supremo 1
El Tribunal Supremo se pronuncia sobre los registros de la Iglesia.

Apostasía y Tribunal Supremo 1

El Tribunal Supremo exime a la Iglesia de registrar las apostasías en los libros de bautismo

El Alto Tribunal, anula así una sentencia de la Audiencia Nacional que reconocía el derecho ciudadano a borrarse de la Iglesia. Es decir, podría anotarse en los márgenes de los archivos eclesiásticos su condición de apostata. Sin embargo, el Supremo, dice, que las personas que deciden apostatar no pueden exigir a la Iglesia que lo apunte en sus libros.

La sentencia del Tribunal Supremo anula una sentencia anterior de la Audiencia Nacional y da la razón a las tesis que defendía el Arzobispado de Valencia, que se oponía a que las iglesias tuvieran que anotar en los Libros de Bautismo las declaraciones de apostasía.

Según la sentencia de la Audiencia, los Libros de Bautismo pueden ser considerados ficheros de datos en los que se puede añadir anotaciones de cancelaciones y, por tanto, deben reflejar las apostasías. Pero el TS se opone.

El Supremo anula dicha sentencia y admite el recurso de casación que interpuso el Arzobispado de Valencia, cuyos servicios jurídicos habían señalado que los Libros de Bautismo no tienen la consideración de fichero, por lo que no estarían sujetos a la legislación en materia de protección de datos.

Así, la sentencia del Supremo a la que ha tenido acceso EFE, con fecha del 19 de septiembre de 2008,declara también nula, por no ser ajustada a derecho, una resolución de la Agencia Española de Protección de Datos del 23 de mayo de 2006.

Dicha resolución obligaba al Arzobispado de Valencia a la anotación por nota marginal en el Libro de Bautismo de la solicitud de cancelación de dicha inscripción a petición de una persona.

Los libros de bautismo “no prejuzgan la pertenencia” a la Iglesia

En su recurso a la Audiencia Nacional, los servicios jurídicos del Arzobispado defendían, según ha recordado la agencia de noticias del Arzobispado, Avan, que los libros de bautismo “no son un fichero de datos ni sus asientos prejuzgan la pertenencia actual a la Iglesia Católica”.

Además, el Arzobispado recordaba la inviolabilidad de los libros de bautismo y advertía de que la orden de la Agencia de Protección de Datos para que se añadiera por escrito la anotación requerida, infringía los acuerdos de 1979 entre España y la Santa Sede que, en el apartado I.6, expresan que el Estado y la Iglesia garantizarán la inviolabilidad y la confidencialidad de los archivos y registros de la Iglesia.

La sentencia del Supremo señala que no cabe aceptar que los datos personales de los libros de bautismo estén recogidos como un conjunto organizado, sino que son “una pura acumulación de éstos que comporta una difícil búsqueda, acceso e identificación en cuanto no están ordenados ni alfabéticamente, ni por fecha de nacimiento, sino sólo por las fechas de bautismo… no resultando además accesibles para terceros distintos del bautizado”.

Voto particular de un magistrado

La sentencia del Supremo cuenta con un voto particular del magistrado Joaquín Huelin, quien considera que la Sala, antes de pronunciarse, debió dirigirse al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas e interrogarle “a título prejuicial” sobre la interpretación de los conceptos “fichero de datos personales” y “tratamiento de datos personales”, para “resolver en consecuencia el conflicto que subyace en este recurso de casación”.

El magistrado “duda” de que “la ordenación con arreglo a la jornada en que se celebró el sacramento no sea un ‘criterio determinado’ de acceso, impidiendo tildar a estos libros parroquiales de ‘conjunto estructurado de datos'”.

(30 de septiembre de 2008)

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La esencia del cristianismo – Romano Guardini

LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO por Romano Guardini - En la historia de la vida cristiana hay épocas en las que el creyente es cristiano con naturalidad y evidencia. Ser cristiano es para él lo mismo que ser creyente e incluso que ser religioso. El cristianismo constituye a sus ojos el único mundo religioso posible, de tal suerte que todos los problemas surgen dentro de su ámbito. Considerada en términos generales, ésta fue la situación para la mayoría de los hombres de Occidente durante la Edad Media, y aun siglos más tarde, y ésta es también la situación para el individuo cuando crece en el seno de una atmósfera cristiana unitaria y en ella inmerge totalmente su personalidad. Más tarde, empero, se impone la conciencia de que existen también otras posibilidades religiosas, y el creyente, que hasta entonces no se veía inquietado por ninguna duda, comienza a analizar, compara, juzga y se siente en la necesidad de tomar una decisión. En el curso de este proceso mental se hace urgente el problema de saber qué es aquello peculiar y propio que caracteriza al cristianismo y lo diferencia, a la vez, de otras posibilidades religiosas.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies