¿Se puede bautizar y dar sacramentos a una persona difunta?

Bautismo ¿se puede bautizar a un difunto?

– Hace unos días murió en accidente de tráfico un chico de 26 años que no era católico. Ahora lo tienen en una cámara frigorífica a la espera de la autopsia… ¿se puede bautizar el cadáver una vez que lo entreguen a la familia?

No.
Los sacramentos son únicamente para personas vivas y que lo reciban conscientemente, excepto, en aquellos casos de enfermos que están inconscientes cuyas familias solicitan la unción de los enfermos y que se sabe que si el enfermo estuviese consciente lo solicitaría él.

Por ejemplo, no pueden recibir el sacramento del matrimonio una pareja que esté inconsciente… Tampoco puede recibir la comunión una persona que está inconsciente… mucho menos que estén ya fallecidos…

A las personas que mueren sin bautizar las encomendamos a la misericordia de Dios, pero en ningún caso se puede dar un sacaramento a un difunto.

MUY IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde sólo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver. La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco en las horas del archivo o despacho parroquial.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Martirio de dominicos

El Papa beatifica al dominico de Carrizal Tomás Morales, fusilado en 1936

Al menos tres religiosos grancanarios fueron martirizados durante la persecución contra la Iglesia en el año 1936: el claretiano José María Suárez, natural de Teror, asesinado en Don Benito (Badajoz) el 23 de agosto. La Hija de la Caridad Sor Lorenza Bolaños, de Guía, asesinada en Leganés el 17 de noviembre, y el padre dominico fray Tomás Morales Morales, natural de El Carrizal y asesinado el 31 de agosto de 1936.