Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos sin acordar fecha con el párroco
¿Quién establece la fecha y horarios de los sacramentos en cada parroquia? ¿Con quién se tiene que poner en contacto para pedir cualquier sacramento?

Sacramentos sin acordar fecha con el párroco

– Queremos bautizar a nuestro hijo el día de nuestro aniversario de boda, pero queremos que el bautizo sea a las doce de la noche porque nos hace mucha ilusión, pero el párroco se opone…

– Queremos casarnos un lunes a las 16:30 h en la cima de la montaña donde nos conocimos, pero el párroco no quiere ir…

Nadie puede establecer el horario y lugar de ningún Sacramento sin autorización previa del párroco del lugar donde se va a celebrar el sacramento. Sólo es el párroco quien decide cuándo se debe programar los sacramentos en su jurisdicción pastoral. Ningún otro sacerdote está autorizado a celebrar ningún sacramento sin la previa autorización del párroco del lugar donde se quiere celebrar dicho sacramento.

Normalmente, cada parroquia tiene unos horarios fijos para la celebración de los distintos sacramentos. Hay parroquias que tienen las fechas de bautizo cada mes, quincenalmente, etc. Es el párroco quien determina la periodicidad de los mismos así como cualquier otro elemento que considere necesario tener en cuenta.

Todas las fechas y la conveniencia o no de la celebración de los sacramentos los determina el párroco del lugar donde se va a celebrar el mismo. Si las personas vienen de otra parroquia tienen que llevar al párroco de destino la autorización por escrito para poder celebrar el sacramento. Esta autorización para el cambio de parroquia para recibir los sacramentos la tiene que hacer el párroco de origen (del lugar donde viven las personas que quieren celebrar un sacramento en otra parroquia distinta de la suya).

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Los católicos y el trabajo

¿Qué opinamos los católicos sobre el trabajo? - Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad...

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies