Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos sin acordar fecha con el párroco
¿Quién establece la fecha y horarios de los sacramentos en cada parroquia? ¿Con quién se tiene que poner en contacto para pedir cualquier sacramento?

Sacramentos sin acordar fecha con el párroco

– Queremos bautizar a nuestro hijo el día de nuestro aniversario de boda, pero queremos que el bautizo sea a las doce de la noche porque nos hace mucha ilusión, pero el párroco se opone…

– Queremos casarnos un lunes a las 16:30 h en la cima de la montaña donde nos conocimos, pero el párroco no quiere ir…

Nadie puede establecer el horario y lugar de ningún Sacramento sin autorización previa del párroco del lugar donde se va a celebrar el sacramento. Sólo es el párroco quien decide cuándo se debe programar los sacramentos en su jurisdicción pastoral. Ningún otro sacerdote está autorizado a celebrar ningún sacramento sin la previa autorización del párroco del lugar donde se quiere celebrar dicho sacramento.

Normalmente, cada parroquia tiene unos horarios fijos para la celebración de los distintos sacramentos. Hay parroquias que tienen las fechas de bautizo cada mes, quincenalmente, etc. Es el párroco quien determina la periodicidad de los mismos así como cualquier otro elemento que considere necesario tener en cuenta.

Todas las fechas y la conveniencia o no de la celebración de los sacramentos los determina el párroco del lugar donde se va a celebrar el mismo. Si las personas vienen de otra parroquia tienen que llevar al párroco de destino la autorización por escrito para poder celebrar el sacramento. Esta autorización para el cambio de parroquia para recibir los sacramentos la tiene que hacer el párroco de origen (del lugar donde viven las personas que quieren celebrar un sacramento en otra parroquia distinta de la suya).

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies