internet
¿Se pueden recibir sacramentos por Internet?

Sacramentos por Internet – ¿Se pueden recibir sacramentos por Internet?

 

SACRAMENTOS POR INTERNET

– ¿Se puede recibir algún sacramento por Internet?

No.
La Iglesia explícitamente rechaza la celebración del cualquier sacramento por Internet o mediante cualquier otro medio que no sea la presencia física de las personas.

Tampoco es posible recibir ningún sacramento por teléfono, móvil, wasap, redes sociales, etc.

Con respecto a Internet la Iglesia afirma que:
“No existen los sacramentos en Internet; e incluso las experiencias religiosas posibles ahí por la gracia de Dios son insuficientes si están separadas de la interacción del mundo real con otras personas de fe.” (Documento La Iglesia e Internet, 9).

La Iglesia prohíbe expresamente que se traten por Internet temas propios de la confesión, así como problemas de conciencia, etc. Si un sacerdote recibe mediante email o cualquier tipo de programa de mensajería (voz, video, etc.) alguna cuestión de este tipo debe remitir a la persona interesada a un sacerdote de su lugar de residencia. En ningún momento Internet puede suplir la cercanía pastoral y humana de un encuentro personal y fraterno.

De la misma manera que nadie se puede casar, o bautizar, o confesarse… por teléfono o por carta o por wasap, tampoco Internet es el vehículo ideal para ese encuentro con los sacramentos que siempre tiene que ser un encuentro personal y comunitario.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La comunicación en la vida parroquial

La comunicación en la vida parroquial - La respuesta más común que suele escucharse cuando se pregunta sobre cuáles son los problemas más importantes en ámbitos parroquiales es la “falta de comunicación”. Dicha sensación no es equivocada. Por el contrario, está reflejando la importancia de la comunicación en la parroquia. Pero si queremos ser más precisos, la cuestión no es la falta de comunicación ya que la misma, al ser constitutiva de la parroquia, siempre existe. Sin comunicación no habría parroquia. El problema, entonces, es la dificultad en la comunicación y no su ausencia; por lo tanto si hay problemas en la comunicación, hay problemas en la parroquia. La consecuencia de estas afirmaciones es que para que una parroquia funcione bien y los que conviven en ella se sientan partícipes, integrados y con sentido de pertenencia a la misma, es necesario un buen funcionamiento comunicacional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies