Mundo de la salud y la evangelización

 

MUNDO DE LA SALUD Y EVANGELIZACIÓN

Cualquier propuesta de una pastoral actual de la salud que quiera ser realista, necesita partir de la toma de conciencia de la repercusión sobre el mundo de la salud de la “mutación” religiosa que resume la categoría de “secularización” y de la asunción de esa secularización como hecho irreversible, aunque no necesariamente negativo para el ejercicio de la vida cristiana.

La secularización del mundo de la salud tiene dos aspectos principales. Primero, la secularización de las instituciones sanitarias que, de haber dependido en otras épocas mayoritariamente de la Iglesia, están pasando a depender de instituciones laicas y del Estado. Segundo, la secularización de la concepción de la salud, de la vivencia misma de la enfermedad y de la respuesta terapéutica. El mundo de la salud, como el resto de los mundos humanos, está dominado por la conciencia de su autonomía en relación con el mundo de lo sagrado, y por el desarrollo de una serie de saberes y técnicas orientadas a responder a los problemas planteados a la humanidad en esa zona de la vida humana. Este desplazamiento del tema de la salud en relación con lo sagrado se está radicalizando al orientarse cada vez más las preguntas sobre la salud y la enfermedad del terreno de su sentido y su valor al del desarrollo de medios cada vez más poderosos para promover la salud y luchar contra la enfermedad. Lo advertía, hace ya años, F. J. J. Buytendick en relación con el dolor: las “enormes posibilidades de la medicina han sacado de la esfera metafísica y moral y, con ello también de la religiosa, el problema del dolor, la pregunta sobre su sentido planteada por la inteligencia y el corazón, trasladándola a la esfera práctica”. 

Los resultados del impacto de la secularización sobre el mundo de la salud son ambivalentes. Por una parte, se ha producido una extraordinaria mejora en la demanda humana de la salud, en la calidad de vida, en la respuesta a la enfermedad, que se manifiesta en la erradicación de algunas enfermedades, la dilatación de la esperanza media de vida y un evidente progreso en la lucha contra el dolor.

Pero, sin que puedan atribuirse a la secularización como tal, es verdad que de hecho el nuevo tratamiento del problema de la salud ha producido también efectos menos positivos. Entre ellos pueden señalarse: una “algofobia generalizada”, un horror al sufrimiento, una preocupación obsesiva por la salud que se torna verdadera enfermedad, y una actitud narcisista derivada del cuidado exagerado por el propio cuerpo…

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

Descargar [132.09 KB]

 

Descargar:

– Mundo de la salud y evangelización

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

tejer historias

Libro electrónico: Tejer historias. Comunicar esperanza en tiempos de pandemia – Abril 2020

Sin atormentarme demasiado, el Miércoles de Ceniza escuché en boca de un sacerdote una idea que, sin duda, podía estimular mi itinerario de preparación para la Pascua. El cura se había referido en su homilía a que nadie nos pedirá cuentas del mal que no hicimos o del bien que no pudimos hacer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies