Inicio / Formación / Formación teológica / Salvación: ¿Qué significa “Salvación cristiana”? ¿Qué es eso de que Jesús “nos salva”?
La salvación que Jesús nos trae

Salvación: ¿Qué significa “Salvación cristiana”? ¿Qué es eso de que Jesús “nos salva”?

 

¿QUÉ SIGNIFICA “SALVACION CRISTIANA”?

¿A qué se debe que estos cristianos hayan dejado de saber cuál es el contenido de la fórmula «salvación en Jesucristo»? ¿Por qué a tantos hombres -más o menos creyentes, más o menos incrédulos- les huele hoy a cierto cubileteo la imagen imprecisa que se les dio de la salvación? 

Sucede, sencillamente, que el Evangelio está encuadrado en la historia y no por encima o fuera de ella. Las expresiones de la fe nunca son intemporales. Las que sirvieron para enfocar la realidad de la salvación, no se libran de las limitaciones ni de la contingencia de las representaciones humanas que siempre están «situadas» históricamente. Tales expresiones no están más libres de este inconveniente que nuestras expresiones creyentes acerca de Dios, de la Iglesia, de los sacramentos, etcétera. 

Ahora bien, «la idea misma de salvación va unida históricamente a unas representaciones cuyo valor nos han hecho sospechar el desarrollo de las ciencias y la agudización del sentido moral». La desgracia es que la mayor parte de la gente no distingue entre la envoltura verbal y el contenido real de la fe; desde el momento en que esa envoltura deja de parecer apropiada, tales personas creen que deben rechazar su 
contenido. Ciertamente, no debe tratarse el lenguaje como si fuera un trasto sin importancia. Pero hay que tener muy presente que todo lenguaje emana necesariamente de una determinada experiencia humana, y que es tributario de una cultura particular; esa experiencia humana y esa cultura van ligadas a unas representaciones mentales que el lenguaje de salvación utiliza forzosamente, pero sobre las que no se puede hacer recaer la afirmación de la fe.

No sólo el desarrollo de las ciencias y la posible agudización del sentido moral han modificado nuestras representaciones, sino que los cambios operados en las condiciones de la vida social contribuyen hoy a que no nos satisfagan ciertos modos de formular la fe en la salvación (más adelante lo veremos mejor). Estos modos de hablar sobre la salvación les parecen a los hombres fórmulas míticas, huecas, «escandalosas» en el sentido de irrisorias y contrarias a lo que debería ser la verdadera «salvación», supuesto que las palabras quieran decir algo. «Se necesita una política más justa, adaptada a las circunstancias actuales, y el Evangelio anuncia una Noticia que preconiza la primacía del amor, que quita 
la ilusión de un mundo perfecto y definitivo en esta vida y, consiguientemente, la de la desaparición de los pobres en la tierra. ¿No es esto un mensaje escandaloso? Este mensaje, o es de una indiferencia que nos hace daño («Mi Reino no es de este mundo»), indiferencia para con la historia de los hombres que con frecuencia se desarrolla dramáticamente y entonces no debe extrañarnos que los hombres devuelvan la pelota rechazando el mensaje como inútil e incluso peligroso, como una droga; o el mensaje adolece de tal inadaptación que valdría más silenciarlo, y los esfuerzos -laudables por otra parte- por acomodar el lenguaje, por explicar las mentalidades de una época pasada y buscar un vocabulario nuevo, no aportarán ningún cambio fundamental». 
(·AYEL-VINCENT-1. _ALCANCE.Págs. 20-22)

Descargue el artículo completo:

– ¿Qué significa “Salvacion cristiana”? ¿Qué es la salvación que Jesús nos trae?

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

San Juan de Ávila 2019: Homilía del Rvdo. D. Isidoro Sánchez López

TEXTO DE LA HOMILÍA DEL RVDO. D. ISIDORO SÁNCHEZ LÓPEZ EN LA FESTIVIDAD DE SAN JUAN DE ÁVILA, PATRONO DEL CLERO ESPAÑOL. Jueves, 10 de mayo de 2019 - La palabra santa proclamada hoy para nosotros es invitación a fortalecer nuestros lazos de relación con Jesucristo y de comunión con él: su persona y su vida en nuestras personas y en nuestras vidas: “El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él” (Jn 6, 56); “y, si no comen la carne y beben la sangre del Hijo del hombre, no habrá vida en ustedes” (Jn 6, 53). Esta fiesta de San Juan de Ávila que estamos celebrando se entrevera en las fiestas de la Pascua. Y la Pascua es resurrección y renovación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies