Inicio / Formación / Formación espiritual / Centro de espiritualidad de San Nicolás – Las Palmas de Gran Canaria

Centro de espiritualidad de San Nicolás – Las Palmas de Gran Canaria

 

Centro de espiritualidad de San Nicolás

Las Palmas de Gran Canaria

 

 

El Centro de espiritualidad de San Nicolás nace con la finalidad de ofrecer un espacio abierto y disponible para todas las personas que tengan la necesidad de un lugar tranquilo y de recogimiento en el que rezar, reflexionar, hacer silencio, encontrarse… en el que dar cauce a los deseos de trascendencia, de cuidar la dimensión espiritual y de unificación interior que todos poseemos.
Se sustenta en el compromiso de la Comunidad parroquial del Risco que buscando vivir los compromisos emanados de nuestra reflexión sobre el Plan de Pastoral de la Diócesis de Canarias, concluyó que este es uno de los mejores servicios que puede ofrecer a nuestro barrio y a nuestra ciudad. A través de un activo voluntariado que se ha dispuesto para cuidar y mantener el espacio, hemos querido hacer realidad el deseo del Papa Francisco:

«La Iglesia está llamada a ser siempre la casa abierta del Padre. Uno de los signos concretos de esa apertura es tener templos con las puertas abiertas en todas partes. Que nadie encuentre la frialdad de una puerta cerrada»

(Evangelii Gaudium, 40)

El Centro estará abierto de martes a viernes de 9:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00 h. Además del espacio disponible, se tendrá la posibilidad de participar en momentos de oración comunitaria (Estudio del Evangelio los jueves a las 19:00 h.; Exposición del Santísimo y meditación los primeros viernes de mes a las 20:00 h.) y de formación espiritual (conciertos, comunicación de experiencias, presentación de movimientos de espiritualidad…).
(Febrero de 2019)
Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Cristianos en el mundo. ¿Cómo vivían los cristianos? ¿Por qué el cristianismo cambió a la humanidad?

Con esta Carta a Diogneto, el autor quiere responder a la requisitoria que este Diogneto le hace a un amigo suyo, cristiano, sobre su religión. Él le pregunta, entre otras cosas, ¿a qué Dios se dirige su fe?, ¿qué culto hay que rendirle?, ¿de dónde les viene ese desdén unánime por el mundo y su menosprecio por la muerte?, ¿qué es ese amor que se tienen los unos por los otros?, ¿por qué no aceptan a algunos de los dioses reconocidos por los griegos y no observan las supersticiones judías? En fin, ¿por qué este pueblo nuevo –este nuevo modo de vida– ha surgido en estos días y no después?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies