Inicio / Preguntas - Respuestas / Iglesia Católica / La Santa Sede, ¿qué es la Santa Sede?
¿Qué es la Santa Sede?

La Santa Sede, ¿qué es la Santa Sede?

¿QUÉ ES LA SANTA SEDE?

– El diccionario nos indica que…

sede.
(Del lat. sedes, silla, asiento).
1. f. Asiento o trono de un prelado que ejerce jurisdicción.
2. f. Capital de una diócesis.
3. f. Territorio de la jurisdicción de un prelado.
4. f. Jurisdicción y potestad del Sumo Pontífice, vicario de Cristo.
5. f. Lugar donde tiene su domicilio una entidad económica, literaria, deportiva, etc.

Santa Sede.
1. f. Jurisdicción y potestad del Papa.
~ apostólica.
1. f. sede fundada por alguno de los doce apóstoles o de sus inmediatos discípulos y, por antonom., la de Roma.
~ plena.
1. f. Actual ocupación de la dignidad episcopal o pontificia por persona que, como prelado de ella, la administra y rige.
~ vacante.
1. f. sede que no está ocupada, por muerte o cesación del Sumo Pontífice o del prelado de una iglesia.

LA SANTA SEDE O SEDE APOSTÓLICA

La Santa Sede o Sede Apostólica es la expresión con la que se alude a la posición del papa en tanto cabeza suprema de la Iglesia católica, en oposición a la referencia a la Ciudad del Vaticano en tanto Estado soberano, aunque ambas realidades están íntimamente relacionadas y es un hecho que el Vaticano existe como Estado al servicio de la Iglesia.

La Santa Sede es la jurisdicción episcopal del obispo de Roma, conocido como el Papa, y es la sede episcopal preeminente de la Iglesia católica, constituyendo su gobierno central. Como tal, diplomáticamente y en otras esferas, la Santa Sede actúa y habla por toda la Iglesia católica. También es reconocida por otros sujetos de derecho internacional como una entidad soberana,1 presidida por el Papa, con la cual se puede mantener relaciones diplomáticas. En tal sentido, la Santa Sede no equivale a la Ciudad del Vaticano, que entró en funcionamiento en 1929, mientras que la existencia de la Santa Sede se remonta a los primeros tiempos cristianos. Los embajadores son acreditados oficialmente, no por la Ciudad del Vaticano, sino por la Santa Sede, y los representantes del Papa ante los Estados y las organizaciones internacionales son reconocidos como representantes de la Santa Sede y no de la Ciudad del Vaticano. Si bien todos las sedes episcopales son consideradas “santas”, la expresión “Santa Sede” (sin más especificación) se utiliza normalmente en las relaciones internacionales como una metonimia (así como en el derecho canónico de la Iglesia Católica) para referirse a la Sede de Roma, considerada como el gobierno central de la Iglesia católica.2

La Santa Sede tiene personalidad jurídica propia (como sujeto de Derecho internacional) y es ella la que, en rigor, mantiene relaciones diplomáticas con los demás países del mundo. Por ello, los Pactos de Letrán de 1929 que, entre otras materias, dieron origen al Estado de la Ciudad del Vaticano, fueron celebrados entre la Santa Sede y el entonces Reino de Italia.

Vea:
– La Sede de Pedro
– ¿Qué es la Santa Sede?

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies