Un canario, nuevo Superior General de los Sacerdotes del Corazón de Jesús (Dehonianos)

 

El P. Carlos Luis Suárez Codorniú nació en Las Palmas de Gran Canaria en el año 1965. Hizo su primera profesión el 29 de septiembre de 1984 y fue ordenado sacerdote el 14 de septiembre de 1990.  Además, obtuvo una licenciatura en Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto Bíblico (1995) y un doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma.

Pertenece a la Región de Venezuela, donde es Consejero Regional. Ha ocupado diversos compromisos académicos, además de docente, en el Instituto de Teología para Religiosos (ITER) de Caracas y en la Facultad de Teología de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas (UCAB).

Asimismo, ha participado en experiencias internacionales, tanto en el área latinoamericana como en otros países (Italia, India, Israel, Alemania y Estados Unidos). Hasta ahora estuvo involucrado en la formación en el Instituto Teológico Internacional “Juan María de la Cruz” en Caracas y en el acompañamiento de jóvenes marginados.

Nuestro nuevo Superior General realizó el Postulantado y Noviciado en nuestra casa de Salamanca, y su Primera Profesión en nuestra Comunidad de Alba de Tormes.

Desde la Congregación desean que nuestra oración lo sostenga en este servicio y le dé la fuerza para leer los signos de nuestro tiempo para encontrar maneras de seguir por el bien de la Congregación y de la Iglesia.

Vea:

– scj.es

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Maria Madre de la Iglesia

Hijas de María Madre de la Iglesia

HIJAS DE MARÍA MADRE DE LA IGLESIA - Hijas de María Madre de la Iglesia es un Instituto religioso fundado en 19 de marzo de 1875 por Madre Matilde Téllez Robles. Desde nuestros inicios nos hemos dedicado a ayudar al prójimo y a responder con amor de asistencia y en oración, a la presencia de Cristo Eucaristía; y a compartir nuestra vida y dones con la sociedad. Llevamos a cabo diferentes trabajos pero somo especialmente sensibles a las necesidades y sufrimientos de los más pequeños, de las personas más desfavorecidas y de los enfermos, a quienes va dirigida preferentemente nuestra misión.