Inicio / Preguntas - Respuestas / Separados, divorciados, nulidad… ? ¿Cuál es la diferencia entre…
¿Cuál es la diferencia entre estar separado, divorciado o tener la nulidad eclesiástica de matrimonio? ¿Es todo lo mismo o existen claras diferencias?

Separados, divorciados, nulidad… ? ¿Cuál es la diferencia entre…

– ¿Cuál es la diferencia entre estar separado, divorciado o tener la nulidad eclesiástica de matrimonio?

Normalmente las personas confunden estos tres estados cuando en realidad cada uno de ellos es algo diferente. Veamos las diferencias:

– SEPARADOS:
Son aquellos matrimonios que han realizado la separación legal, mediante “papeles”. La separación no significa que desaparezca el matrimonio. Los separados siguen siendo esposos y por tanto no se pueden casar ni por la Iglesia ni por lo civil ni por ningún rito.
El estado civil y religioso de los separados es “separado/a”.

– DIVORCIADOS:
Cuando una pareja casada por la Iglesia acude al divorcio y se les concede, la Iglesia no reconoce esta ruptura del vínculo matrimonial. Una pareja casada por la Iglesia que tenga el divorcio para la Iglesia siguen estando casados porque los católicos no reconocemos el divorcio.
El estado civil de los divorciados es el de “divorciados”. Ya hemos dicho que la Iglesia no reconoce el divorcio de un matrimonio casado por la Iglesia, por tanto el estado religioso es “casado/a”. Una pareja casada por la Iglesia que tenga el divorcio no puede volver a casarse por la Iglesia hasta que no se les conceda la nulidad de matrimonio.

– NULIDAD ECLESIÁSTICA DE MATRIMONIO:
La nulidad se concede cuando hay alguna causa ANTES de contraer el matrimonio que hace nulo el consentimiento. Por ejemplo: una persona que oculta cosas sobre su persona; cuando les obligaron a casarse; cuando una persona mintió sobre algún aspecto de su vida, etc. etc.
La nulidad no significa que la Iglesia anuló algo que era válido (como puede suceder en el divorcio). La Iglesia no anula un matrimonio valido sino que en el proceso de nulidad lo que hace es comprobar que efectivamente hubo alguna o algunas causas que hicieron nulo el matrimonio.
Para solicitar la nulidad eclesiástica de matrimonio hay que estar casado canónicamente (“por la Iglesia”). Los matrimonios que no están casados por la Iglesia no pueden solicitar la nulidad eclesiástica.
Para pedir la nulidad del matrimonio no tiene que ver nada el que tengan o no tengan hijos. Si un matrimonio es nulo, es nulo. Los hijos se quedan con lo mismos derechos que amparan a los padres con respecto a los hijos.
Una pareja que tenga la nulidad pueden volver a contraer matrimonio por la Iglesia mientras no se les ponga una prohibición expresa por parte de la Iglesia.
El estado civil y para la Iglesia de las personas que tienen la nulidad matrimonial es el de “soltero/a”.

Vea también:
Todos los artículos de esta sección que empiezan por “Boda…” y “Matrimonio…”

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies