Sínodo Diocesano: Revista Almogaren – número monográfico sobre el sínodo

 

ALMOGAREN, NÚMERO MONOGRÁFICO SOBRE EL SÍNODO DIOCESANO DE 1992

El tema monográfico es el SÍNODO DIOCESANO, felizmente concluido el pasado 8 de diciembre de 1992, bajo la presidencia de nuestro Obispo, Ramón Echarren, el cual, por lo mismo, tiene una presencia especial en las páginas de esta revista. Valga como homenaje de gratitud y de reconocimiento por sus desvelos de pastor, amigo y compañero de camino.

El Sínodo podrá ser considerado, en los años venideros, como el acontecimiento del siglo para nuestra Iglesia particular de Canarias. Desde 1947 no se convocaba a la Iglesia diocesana bajo esta figura de asamblea sinodal. Las circunstancias sociales, políticas, culturales y eclesiales habian cambiado de tal forma que hacian necesaria y conveniente la convocatoria de tal asamblea, que desde todos los puntos de vista ha significado tanto para el caminar de nuestra Comunidad diocesana.

En este volumen podemos encontrar algunos comentarios, reflexiones, experiencias, documentos, imágenes para la historia … que nos ayuden a ir realizando nuestro propio comentario. Y, sobre todo, nuestra propia aportación a este momento sinodal, de acogida, recepción y puesta en práctica de tantas intuiciones y deseos de nuestra Iglesia. Algunas aportaciones pedidas no pudieron salir a la luz, por múltiples razones, pero estimamos que ha valido la pena el esfuerzo realizado y agradecemos a todos los que han colaborado con su valiosa contribución.

Vea:
– Número monográfico del IX Sínodo Diocesano (1992) de la revista Almogaren

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia

LA SINODALIDAD EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA - 2 de marzo de 2018 - Un importante documento de la Comisión Teológica Internacional, con la aprobación del Pontífice. Fruto de años de trabajo, profundiza en el significado teológico de la sinodalidad en la Iglesia y ofrece algunas líneas teológicas y orientaciones pastorales útiles. Entre otros aspectos, destaca la exigencia de tener más en cuenta a las Iglesias locales en la convocatoria del Sínodo de los Obispos, permitiéndoles discutir previamente lo que a continuación los Padres Sinodales debatirán en Roma, o hacer obligatoria la institución de Consejos diocesanos y una serie de estructuras necesarias para la sinodalidad.