Etiquetas pastores dabo vobis

El Don de la vocación presbiteral – Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis

Dado que el discípulo sacerdote proviene de la comunidad cristiana y a ella regresa, para servirla y guiarla en calidad de pastor, la formación se caracteriza naturalmente por el sentido misionero, pues tiene como finalidad la participación en la única misión confiada por Cristo a su Iglesia: la evangelización en todas sus formas. Se trata de que los Seminarios puedan formar discípulos y misioneros “enamorados” del Maestro, pastores “con olor a oveja”, que vivan en medio del rebaño para servirlo y llevarle la misericordia de Dios. Para ello es necesario que cada sacerdote se sienta siempre un discípulo en camino, necesitado constantemente de una formación integral, entendida como una continua configuración con Cristo.

Leer más »

Teología del sacerdocio y vocación

¿En dónde arraigamos de verdad la identidad en la vida sacerdotal? La llamada recibida, que es esencialmente un don de elección, una invitación de amistad, es nuestro signo mayor de identidad: le pertenecemos al Señor porque Él nos eligió, nos bendijo, nos perdonó, nos curó las heridas, nos santificó, nos regaló compañeros, nos envía en misión, etc. Nuestra crónica de identidad es tanto una historia personal de salvación, la historia de amor de Dios en cada uno de nosotros, como una historia común, la que nos vincula al cuerpo del que formamos parte. Pero también la identidad se funda en la revitalización de la misión recibida: somos enviados para dar fruto abundante. Y así el envío es nuestro camino de sabernos suyos, de estar con él fructificando, desplegando lo que somos en la misión de trabajar y vivir por y para el Reino de Dios que se está realizando activamente en nuestra historia. Los frutos que damos forman parte de lo que somos y de lo que podemos dar a los demás como alimento, como vida compartida y fecunda.

Leer más »

La oración del presbítero en torno a Pastores Dabo Vobis

oracion sacerdote

En el caso de los sacerdotes, en el proceso de formación se insiste en la importancia de la oración. Al parecer, finalizada la experiencia formativa, paulatinamente se va abandonando la vida de oración, por razones o circunstancias adversas y diversas. En unos casos, la oración en el proceso de formación se vivió con cierta obligatoriedad, no se asumió verdaderamente. Cuentan unos que oraban para perseverar en su vocación, otros para rechazar las tentaciones, otros para estar seguros de sí mismos y otros, para garantizar la fecundidad de su tarea pastoral. Pasado un tiempo de vida pastoral, varios han dejado de verle sentido a la oración, unos se mantienen tibiamente, otros esporádicamente y otros han preferido abandonarla. Aparte de los diversos condicionantes, el problema más sonado es que no tienen o no les queda tiempo para orar, constantemente hay cosas más importantes que realizar. Conviene recordar que en ciertos lugares, la formación inicial en la vida espiritual se concibe, arraiga y se vive, simplemente como una serie de prácticas religiosas.

Leer más »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
ESTAMOS EN CUARESMA - La Cuaresma son los 40 días de preparación espiritual antes de la Semana Santa.Vea qué es la Cuaresma:¿Qué es la Cuaresma?- Materiales para la Cuaresma