Etiquetas rezar

Pastoral de la salud. ¿Qué es y para qué es la pastoral de la salud?

pastoral salud

Gracias a Él, nuestra salud humana, limitada y vulnerable, amenazada y destinada a la muerte, fue radicalmente sanada. Gracias a El, sabemos que la última palabra de Dios para nosotros no es el dolor, ni la enfermedad, ni la muerte, sino la vida plena en Dios. Gracias a Él, nuestra vida tiene sentido, nuestro futuro está asegurado y nuestro triunfo garantizado. Gracias a Él, podemos vivir la vida, el dolor, la enfermedad y hasta la muerte con otra alegría, con otra esperanza, con otra dignidad...

Leer más »

Mundo de la salud y la evangelización

La secularización del mundo de la salud tiene dos aspectos principales. Primero, la secularización de las instituciones sanitarias que, de haber dependido en otras épocas mayoritariamente de la Iglesia, están pasando a depender de instituciones laicas y del Estado. Segundo, la secularización de la concepción de la salud, de la vivencia misma de la enfermedad y de la respuesta terapéutica. El mundo de la salud, como el resto de los mundos humanos, está dominado por la conciencia de su autonomía en relación con el mundo de lo sagrado, y por el desarrollo de una serie de saberes y técnicas orientadas a responder a los problemas planteados a la humanidad en esa zona de la vida humana.

Leer más »

Los enfermos en las parroquias, una prioridad

enfermos parroquia

En general, los enfermos no ocupan hoy en la parroquia el lugar que les corresponde, el que tuvieron en la vida de Jesús, en las primeras comunidades y en otras etapas de la vida de la Iglesia. En muchos casos, la atención a los enfermos se reduce a la administración de sacramentos, olvidando la misión de curar que tiene la comunidad. Con frecuencia, los enfermos son sólo destinatarios de cuidados diversos, pero no se les integra como miembros activos de la propia comunidad. Además, el hombre de hoy, también el creyente, no suele estar preparado para afrontar la enfermedad, el dolor y la muerte en su vida y en la de los suyos. Las comunidades cristianas han de asumir su compromiso evangelizador en el mundo de la salud, han de ser comunidades que curan. ¿Qué podemos hacer nosotros?

Leer más »

Job y el sentido del sufrimiento

job y el sufrimiento

En nuestra vida, el sufrimiento es la experiencia que nos permite vivir de forma más directa y dramática lo que somos como seres humanos. Es el estado existencial en el cual el hombre percibe en su conciencia la noción de límite y de debilidad, que le da las posibilidades de elevarlo, al mismo tiempo, a un estado único de madurez y sabiduría. Tiene, por un lado, un sentido oscuro, en cuanto nunca terminamos de entender, de forma acabada aquí y ahora, por qué uno tiene que sufrir; pero, por otro lado, tiene un sentido luminoso, en tanto que, elevándonos por encima de nuestras preocupaciones y urgencias cotidianas, nos conecta con nuestra verdadera esencia, con la realidad dura y cruda de nuestra condición humana.

Leer más »

Textos bíblicos para la oración del cristiano en la enfermedad

oraciones biblicas

La Biblia es un conjunto de libros revelados por Dios para nuestra salvación. Ellos nos cuentan relatos de testigos que han recibido de Dios un mensaje de salvación. Mensaje de paz y ánimo, mensaje que da sentido a la vida humana en toda circunstancia. Nos cuentan -inspirados por Dios- su propia experiencia en las dificultades y las pruebas. Por eso, son relatos de la sabiduría que viene de Dios y que ilumina al ser humano: «lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mis senderos» (Sal 119, 105). La experiencia de estos testigos es que Dios está cerca de los que lo invocan, que camina con nosotros, que sana el corazón, que alienta nuestro caminar.

Leer más »

La mirada de Jesús al enfermo

mirada de jesús

Jesús establece una relación empática con la persona. Cada enfermo es único para él. Su manera de acercarse es provocando confianza. Jesús comprende lo que la otra persona está viviendo, se pone en su lugar, le hace sentir que conoce su necesidad. Es muy importante transmitir comprensión: ser capaces de centrarnos en la persona, de estar atentos a ella, de comprender su experiencia y evitar las respuestas simples y fáciles. Para transmitir comprensión es necesario aceptar incondicionalmente los sentimientos de la otra persona. Esta cercanía, esta proximidad de presencia, es lo primero que necesitan los enfermos.

Leer más »

Jesús es la salud

jesus es la salud

Al acercarnos a Jesús y su acción es fácil comprender que lo que Jesús anuncia es LA SALVACIÓN. Una salvación que no sólo se proclama de palabra (mensaje), sino sobre todo por innumerables signos (acción): enfermos curados, agua convertida en vino, pan multiplicado, muertos que vuelven a la vida, su propia resurrección y en el centro de todo –y a lo que Él da más importancia- los pequeños, los pobres, los débiles, que en Él son evangelizados.

Leer más »

Jesús y los enfermos

jesus y los enfermos

Desde la iglesia se oyen los gemidos de los accidentados. Desde la cruz el Cristo escucha los lamentos de los heridos. Entonces, al ver que nadie socorre a los accidentados, ante el asombro de dos viejitas que estaban en el templo, el Cristo desclava sus manos y sus pies, desciende de la cruz, camina rápido por el centro del templo y sale a la calle al lugar del accidente. Los transeúntes se asombran de ver a un hombre medio desnudo con corona de espinas que se apresura al lugar del accidente, corta las hemorragias, reanima a un moribundo haciéndole respiración boca a boca, entra en una cabina para llamar una ambulancia. La gente le reconoce y comienza a exclamar entusiasmada: ¡Es Jesús, milagro, milagro! Pero Jesús les dice: El único milagro es el amor. De poco sirve que la gente vaya al templo si no aprende a amar, sobre todo a los necesitados. Este es mi gran mandamiento. Y lentamente Jesús se abre paso por entre la multitud, regresa de nuevo a la iglesia y se sube a la cruz.

Leer más »

Acompañar en la enfermedad, la muerte y el duelo

enfermedad muerte y duelo

Toda la vida del Maestro fue una apertura y una entrega a los enfermos. Vivió rodeado de ellos porque fue permanentemente en su busca; supo dar respuesta a sus esperanzas; se preocupó de sus personas; curó sus enfermedades; sintió profundo dolor cuando alguien hacía sufrir a alguno de sus hermanos; les ofreció la seguridad de que Dios, su Padre, no les abandonaría jamás.

Leer más »

¿Tiene sentido el sufrimiento y la enfermedad?

enfermedad y sufrimiento

En los momento de mayor debilidad, de incapacidad, casi de desesperación, surgen fuerzas insospechadas de amor y se revela el amor de Dios. El Evangelio de Cristo permite descubrir un misterio de vida que hace crecer con fuerza lo que parece más débil; hace comprender con más solidez lo que todo el mundo rechaza; inocula esperanza en lo que parecía perdido; suscita la solidaridad cuando uno se encuentra solo. La Cruz es misterio que hay que levantar con fuerza para salvar el mundo. Hay una manera de acercarse al enfermo, al abandonado, al moribundo, que nos ha enseñado Jesús de Nazaret. Nada está perdido ni siquiera ante la muerte. Podemos sentir la tristeza de alguien que se nos va, pero queda para siempre su amor, lo vemos junto al Señor y esperamos gozarlo juntos al final del tiempo.

Leer más »

Juan Pablo II: Carta Apostólica “Salvifici Doloris” (El valor salvífico del sufrimiento) – 29 de marzo 1984

Sufrimiento salvifico

El sentido del sufrimiento. Casi siempre que el hombre se encuentra con el dolor -físico o moral- hay una tentación de rechazo y surgen inevitablemente las preguntas: ¿Por qué existe el sufrimiento? ¿Para qué? ¿Por qué el mal en el mundo? El hombre no hace estas difíciles preguntas sólo a los hombres, sino también a Dios Creador. ¿Cuál es la respuesta? "La respuesta cristiana a esa pregunta es distinta de la que dan algunas tradiciones culturales y religiosas, que creen que la existencia es un mal del cual hay que liberarse. El cristianismo proclama el esencial bien de la existencia y el bien de lo que existe," profesa la bondad del Creador y el bien de las creaturas. El hombre sufre a causa del mal, que es una cierta falta, limitación o distorsión del bien. Se podría decir que el hombre sufre a causa de un bien del que él no participa, del cual es en cierto modo excluido o del que él mismo se ha privado. Sufre en particular cuando 'debería' tener parte -en circunstancias normales- en este bien y no lo tiene".

Leer más »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies