Inicio / Formación / Formación espiritual / El trabajo en la Doctrina Social de la Iglesia

El trabajo en la Doctrina Social de la Iglesia

 

El trabajo debe ser honrado porque es fuente de riqueza o, al menos, de condiciones para una vida decorosa, y, en general, instrumento eficaz contra la pobreza (cf. Pr 10,4). Pero no se debe ceder a la tentación de idolatrarlo, porque en él no se puede encontrar el sentido último y definitivo de la vida. El trabajo es esencial, pero es Dios, no el trabajo, la fuente de la vida y el fin del hombre. El principio fundamental de la sabiduría es el temor del Señor; la exigencia de justicia, que de él deriva, precede a la del beneficio: « Mejor es poco con temor de Yahvéh, que gran tesoro con inquietud » (Pr 15,16); « Más vale poco, con justicia, que mucha renta sin equidad » (Pr 16,8).

Vea:

– Doctrina Social de la Iglesia sobre el trabajo

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma. - Así nos lo transmite y vive la iglesia apostólica (originaria) que Jesús convocó. "Todos los que habían creído vivían unidos; compartían todo cuanto tenían vendían sus bienes y propiedades y repartían después el dinero entre todos según las necesidades de cada uno" (Hch 2, 44-45). "Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran poder, y aquél era para todos un tiempo de gracia excepcional…Entre ellos ninguno sufría necesidad. Pues los que poseían campos o casas los vendían, traían el dinero y lo depositaban a los pies de los apóstoles, que lo repartían según las necesidades de cada uno" (Hch 4, 33-36). El pecado primero (original) en el Nuevo Testamento y en esta iglesia apostólica, cometido por Ananías y Safira, es el distribuir de forma injusta los bienes y recursos con su apropiación indebida. Lo que lleva a estar esclavizados por los ídolos de la riqueza que dan muerte (Hch 5, 1-11). Y es que esta desigualdad e injusticia en el compartir los bienes, como nos indica San Pablo, es tergiversar la Eucaristía, la Cena del Señor y su salvación con su entrega en la Cruz (1 Cor 11, 17-22).

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies