Los católicos y el trabajo

 

LOS CATÓLICOS Y EL TRABAJO

Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad »; el derecho a subsidios adecuados e indispensables para la subsistencia de los trabajadores desocupados y de sus familias; el derecho a la pensión, así como a la seguridad social para la vejez, la enfermedad y en caso de accidentes relacionados con la prestación laboral; el derecho a previsiones sociales vinculadas a la maternidad; el derecho a reunirse y a asociarse. Estos derechos son frecuentemente desatendidos, como confirman los tristes fenómenos del trabajo infraremunerado, sin garantías ni representación adecuadas. Con frecuencia sucede que las condiciones de trabajo para hombres, mujeres y niños, especialmente en los países en vías de desarrollo, son tan inhumanas que ofenden su dignidad y dañan su salud.

Vea:
– Doctrina Social de la Iglesia sobre el trabajo humano

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Bautismo de otra forma

Bautismo ¿se puede hacer el bautismo de otra forma?

¿Se puede hacer el bautismo de otra manera más moderna? ¿Se pueden utilizar otras palabras distintas en la fórmula del bautismo? ¿Se puede cambiar el rito de la celebración? El sacramento del bautismo administrado con una fórmula arbitrariamente modificada no es válido y quienes lo han recibido de esta manera deben ser bautizados "en forma absoluta", es decir, repitiendo el rito según las normas litúrgicas establecidas por la Iglesia.