Trabajo decente 2019

Jornada Mundial por el Trabajo Decente – 7 de octubre de 2019

 

Jornada Mundial por el Trabajo Decente – 7 de octubre de 2019

Vea también:

– Iglesia por el Trabajo Decente

 

 

Trabajo decente 2019

Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) se suma, impulsa y convoca el 7 de octubre la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Con motivo de esta Jornada, que es compartida con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el movimiento sindical mundial y el movimiento mundial de trabajadores cristianos, se convoca durante ese mes, en las diócesis del país, gestos y actividades públicas para sensibilizar y visibilizar la importancia de extender en la sociedad y en la Iglesia la defensa del trabajo decente. ITD favorece estas dinámicas sobre una cuestión central en la sociedad y esencial para la vida de millones de personas: el trabajo humano decente.

 CONVOCATORIA 2019 

■ Manifiesto. Frente a la indecente precariedad, trabajo decente como Dios quiere 
■ Nota de prensa. ITD reclama medidas urgentes para que el trabajo decente sea una realidad accesible para todos

■ Propuesta de vigilia (pdf).
■ Propuesta de guion litúrgico domingo 6 y lunes 7 de octubre (pdf).
■ Cartel para convocatorias. (Para descargar, cumplimentar e imprimir).
■ Agenda de actos y noticiasRellena el formulario para enviarnos tu convocatoria.
 Microcampaña en redes sociales (pdf).
■ Artículos de opinión.
■ Vídeo.
■ Cartas pastorales.
■ Álbum de fotografías de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente
■ Ecos de prensa.

Completa información:

– Justicia y Paz

– Web de Iglesia por el Trabajo Decente

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma. - Así nos lo transmite y vive la iglesia apostólica (originaria) que Jesús convocó. "Todos los que habían creído vivían unidos; compartían todo cuanto tenían vendían sus bienes y propiedades y repartían después el dinero entre todos según las necesidades de cada uno" (Hch 2, 44-45). "Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran poder, y aquél era para todos un tiempo de gracia excepcional…Entre ellos ninguno sufría necesidad. Pues los que poseían campos o casas los vendían, traían el dinero y lo depositaban a los pies de los apóstoles, que lo repartían según las necesidades de cada uno" (Hch 4, 33-36). El pecado primero (original) en el Nuevo Testamento y en esta iglesia apostólica, cometido por Ananías y Safira, es el distribuir de forma injusta los bienes y recursos con su apropiación indebida. Lo que lleva a estar esclavizados por los ídolos de la riqueza que dan muerte (Hch 5, 1-11). Y es que esta desigualdad e injusticia en el compartir los bienes, como nos indica San Pablo, es tergiversar la Eucaristía, la Cena del Señor y su salvación con su entrega en la Cruz (1 Cor 11, 17-22).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies